0

El presidente Alberto Fernández señaló que “nosotros
hemos llegado con una decisión muy firme: construir un país en el
sentido distinto al que se venía construyendo hasta diciembre de 2019.
Quiero que todos se hagan parte de la construcción de ese país que
viene. No concibo la política de otro modo que no sea buscando el
diálogo y la construcción conjunta, y este Gobierno no va a cambiar en
eso”.

El mandatario hizo estas manifestaciones al encabezar, acompañado por
la primera dama Fabiola Yañez, en la planta potabilizadora General San
Martín, en el barrio porteño de Palermo, el acto conmemorativo por los
15 años de la reestatización del servicio de agua potable para el
área metropolitana con la creación de la empresa Agua y Saneamientos
Argentinos (AySA), hecho que ocurrió durante el mandato de Néstor
Kirchner.

“El acceso al agua no puede ser entendido, en los tiempos que vivimos,
como otra cosa que no sea un derecho humano. Sin agua ningún ser humano
vive, y una ciudad o un pueblo que no trata adecuadamente las aguas, es
un pueblo que se va contaminando poco a poco, y el cuidado del medio
ambiente, también es una tarea esencial que debemos asumir”,
enfatizó Fernández al hablar durante la ceremonia, en cuyo marco
también se celebró el Día Mundial del Agua, que tuvo lugar ayer.

En esa dirección, subrayó que “a 15 años del nacimiento de AySA, me
acuerdo cómo resolvimos con Néstor tomar esa decisión. Lo que más me
llamó la atención era que no había cloacas en el Gran Buenos Aires, y
que una inmensa mayoría, en lugares muy cercanos a la Ciudad de Buenos
Aires, no tenía. Y ahí entendí que esa concesión postergaba a
millones de argentinos que no podían pagar el agua”.

El mandatario agregó que “ahora, Malena va a tener un presupuesto de
75 mil millones de pesos, mientras que este año debíamos pagarles 7
mil millones de dólares a los acreedores privados y el año entrante
deberíamos pagarle 18 mil millones al FMI. Comparen y dense cuenta
cómo postergaban a los argentinos y argentinas. Con qué facilidad se
endeudaban a costa de postergar que los argentinos tuvieran agua”.

Afirmó también que “no se puede pensar una Argentina donde las
condiciones básicas para vivir y desarrollarse no estén cubiertas. Y
el agua es la más básica. Si eso mínimo no existe no podemos pensar
el desarrollo humano”.

Del evento participaron los ministros de Obras Públicas, Gabriel
Katopodis; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y de Ambiente y
Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié; la presidenta de AySA, Malena
Galmarini; el secretario general del Sindicato Gran Buenos Aires de
Trabajadores de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri; el diputado
nacional Sergio Massa; intendentes de los municipios del conurbano que
forman parte de la concesión de la empresa, y otras autoridades.

El ministro Katopodis aseveró que “un día, la pandemia se va a
terminar y hoy estamos tomando las decisiones para que ese día, la
Argentina esté fuerte, esté de pie, pueda poner en marcha la economía
para que el trabajo y la producción vuelvan a ser los ejes ordenadores
de nuestra sociedad. Este es el rumbo y es el que prometimos, con
dificultades miles, con errores cientos”.

En tanto, Malena Galmarini destacó que “quienes gobiernan no
gobiernan por sus palabras sino por sus presupuestos. Nos dejaron la
empresa con 10.000 millones de pesos de presupuesto, y el año pasado
nos dieron para obras uno de 53.000 millones y para este año de 75.000
millones” y añadió que “falta muchísimo, pero no es menor decir
que tenemos en marcha 2494 kilómetros de redes de agua y de cloacas.
Son obras caras, complejas, que no se ven. Pero la gente lo vive y lo
siente”.

Por su parte, Lingeri recordó que “se hicieron mil obras en la
gestión de Néstor y Cristina, una de las mayores inversiones después
del Plan Quinquenal del general Perón, que beneficiaron a 8 millones de
habitantes en el conurbano y en la Capital Federal. Abrazamos la causa
sanitarista, el agua es salud y vida”.

Durante el evento se hizo un repaso, mediante un mapping, de las 745
obras que se pusieron en marcha desde el comienzo de la gestión en
diciembre de 2019 en los 26 distritos del conurbano y en la Ciudad de
Buenos Aires que provisiona AySA, y también se hizo eje en el plan que
se llevará a cabo este año.

El 21 de marzo de 2006, el entonces presidente Néstor Kirchner decidió
rescindir el contrato de concesión de Aguas Argentinas, empresa privada
que estaba a cargo del grupo francés Suez, por no cumplir con su
programa para mejorar y expandir la red, a la vez que paralelamente se
creó AySA con el fin de que preste agua potable y cloacas en el área
metropolitana

También te puede interesar

Más en Nacionales

Comentarios

Comentarios cerrados.