0

(Noticias Argentina)-Las ventas minoristas de las pequeñas y medianas empresas (pymes) bajaron 14,9% en octubre en relación al mismo mes del año anterior, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

De esta manera, en los primeros diez meses del año, la facturación de las pymes acumuló un descenso del 26,2% interanual por el impacto de la pandemia del coronavirus.
En el desagregado, todos los rubros cayeron, pero no en la misma proporción: Alimentos y Bebidas y Farmacias retrocedieron 4,3% y 3,6% respectivamente mientras que Calzado y Marroquinería y Joyería, relojería y bijouterie, donde la reapertura comercial no ha sido del todo completa, lo hicieron por más del 25%.

Siempre según la CAME, octubre fue el décimoquinto mes seguido con caída de las ventas cuando se toma el promedio de todos los rubros. En abril, tras los primeros días del “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, el desplome anual había alcanzado el 57,6% porque, salvo para compras esenciales, las personas debían permanecer en sus hogares. Ahora la baja se acortó al 14,9%.
La recuperación, por cierto lenta, mostró su punto más alto en septiembre cuando la caída se achicó al 10,1%, pero eso se cortó en octubre. “Más allá de los problemas de ingresos, empleo y endeudamiento de las familias, incidió en la baja la incertidumbre generada por la suba del dólar blue y las expectativas de un escenario de devaluación y alta inflación. Esto alentó el refugio en dólares de muchas familias, reduciendo la masa dedicada a consumo”, señaló la CAME.

De hecho, las ventas por el Día de la Madre, del 18 de octubre, cayeron 25,1% en relación al año anterior. En medio de la crisis sanitaria y económica, las familias que pudieron comprar un regalo gastaron un promedio de $1604. Esto reflejó un ticket promedio por encima del 45,8% sobre el del 2019 en medio de una variación internual de inflación del 36,6% a septiembre. En conclusión: la facturación por el Día de la Madre se desplomó porque menos familias compraron obsequios.
En cuanto a los motivos que explicaron el comportamiento a la baja de este año, CAME indicó que “los faltantes de mercadería, los ingresos insuficientes en los hogares, el temor a que la situación económica empeore, los protocolos estrictos para ingresar a los locales físicos y en algunas localidades las restricciones que todavía existen para circular, afectaron de manera fuerte la venta”.
Las ventas de los shopping de la Ciudad de Buenos Aires, que volvieron a abrir sus puertas al público hace dos semanas tras siete meses de inactividad, justamente por el Día de la Madre, registraron en octubre un nivel equivalente al 50% respecto al que existía antes de la detección del coronavirus.

También te puede interesar

Más en Economía

Comentarios

Comentarios cerrados.