0

En el encuentro, el presidente del INTI -quien estuvo acompañado por los directores y gerentes del instituto- realizó una presentación sobre las diferentes acciones que se llevaron a cabo para combatir los impactos de la pandemia por COVID-19.

 

Entre estas iniciativas se destaca el equipo de ventilación alternativo, o ciclador de AMBU, un proyecto en el que trabajó un equipo de 30 profesionales del INTI de diferentes sectores (Mecánica y Logística, Electrónica y Energía, Tecnologías de Gestión, Diseño Industrial, Envases y Embalajes, Inteligencia Estratégica en Proyectos y Luminotecnia), junto a un consorcio de cuatro PyMEs nacionales, todas del AMBA (MW Solutions Argentina, de Lomas de Zamora; Metalcrafter, de Luis Guillón; y Aeromedical y Fia Implantes, ambas de la ciudad de Buenos Aires), y que tiene como antecedente un proyecto del Massachusetts Institute of Tecnology (MIT) de Estados Unidos y desarrollos similares en otros países del mundo.

 

Luego de pasar positivamente distintas instancias de ensayos y pruebas, el equipo ya cuenta con la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para su fabricación y comercialización. El desarrollo de este equipo médico en tiempo record cuenta con el financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.

 

El equipo de ventilación alternativo denominado “EVA 02” cumple el rol de sostener la vida de un paciente hasta tanto se desocupe un respirador convencional, y es el primero de su tipo producido íntegramente en el país. En un principio se fabricarán 100 equipos por semana y unas 500 bolsas de ventilación manual, aproximadamente. Tanto la parte electrónica como la bolsa autoinflable y sus accesorios serán fabricados en la Argentina.

 

En el ámbito de los respiradores el INTI asistió técnicamente unos 23 proyectos, entre los que podemos resaltar los ensayos realizados en válvulas para la Empresa ADOX quien desarrolló un kit para convertir un respirador de cirugía en uno de Terapia Intensiva. Asimismo se trabajó en conjunto con la UBA en el desarrollo de un circuito dotado de válvulas especiales que permite conectar más de un paciente a un respirador convencional.

 

Geneyro también se refirió al desarrollo que llevaron adelante especialistas del INTI junto a la empresa nacional IVEMA, de un equipo para las pruebas de diagnóstico rápido de COVID-19, que permite sustituir importaciones, reducir costos a la mitad y abastecer la demanda interna que hoy encuentra faltante de stock. Se trata de un dispositivo —termobloque— que se utiliza para el tratamiento térmico de muestras para detectar la presencia del virus. Además, señaló el convenio firmado con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y el Ministerio de Salud de la provincia de Entre Ríos, para sumar un laboratorio y equipamiento a la red de laboratorios nacionales habilitados para el procesamiento de muestras diagnóstico del SARS Cov-2 en personas que pueden ser casos sospechosos o posibles infectados de COVID 19 en esa provincia.

 

El titular del instituto también enumeró ensayos primordiales en telas e indumentaria médica, destacando los realizados a las mascarillas, señaladas como superbarbijos, de la PyME argentina Kovi que inactivan el Coronavirus en cinco minutos, gracias a sus telas antivirales desarrolladas por el CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

 

Así mismo, Geneyro destacó dos proyectos que obtuvieron financiamiento de la Agencia I+D+I del Ministerio de Ciencia y Técnica: uno de ellos surgió en el área de nanotecnología y busca obtener un textil no tejido tratado superficialmente con actividad antiviral de acción prolongada y de amplio espectro que puede aplicarse para la fabricación de elementos de protección personal (barbijos, cofias y camisolines), así como a otros elementos que puedan entrar en contacto con diversos virus; y por otro lado la propuesta del sector textiles que tiene como objetivo potenciar el desarrollo de materiales textiles técnicos y sustentables para que puedan ser utilizados en la confección de indumentaria de médicos, pacientes y para EPP, de modo de minimizar la propagación del virus.

 

Por último, detalló las actividades gratuitas de capacitación sobre diversas temáticas realizadas por el INTI en el marco de la pandemia -con la participación de más de 25.000 personas de todo el país- y otras acciones en las que participaron diferentes laboratorios, como la calibración de termómetros, el ensayo de cámaras de desinfección ultravioleta (UV) y diversos ensayos de telas, indumentaria y barbijos; además de diversas asistencias técnicas a distintas dependencias del estado nacional.

También te puede interesar

Más en Salud

Comentarios

Comentarios cerrados.