0

Especialistas del INTA Quimilí –Santiago del Estero– brindan capacitaciones a mujeres del paraje El Hoyo y Tituyo para la producción de alimentos a base de algarroba. La iniciativa busca generar conocimientos e ingresos para las jóvenes participantes a partir de la utilización de los recursos con potencial de transformación que brinda el monte.

El proyecto busca fortalecer el arraigo y la producción local de las participantes a través de la recuperación de los saberes ancestrales de sus familias, las cuales procesaban los frutos del monte nativo, principalmente algarrobo, que hoy habitan.

“El grupo pudo contar con el equipamiento para procesar los frutos y se logró comercializar una parte de la harina, ahora estamos aprendiendo a hacer productos elaborados”, explicó Javier Reinaldi, técnico del INTA Quimilí.

Con el acompañamiento de Nancy Campos, especialista del INTA Quimilí, las mujeres lograron producir harina de algarrobo. Luego, aprendieron a enriquecer otras harinas para la elaboración de alimentos como panificados, bombones de algarroba, galletas y bizcochuelos. “Tenemos un excelente alimento rico en proteínas, calcio, minerales y fibra”, agregó Campos.

Micaela Gerez, joven participante de la iniciativa, expresó que el objetivo es crecer como grupo a través de la producción de estos alimentos. Además, se elaboró maíz tostado y harina de este cereal.

El equipo del INTA destaca el entusiasmo y compromiso de las mujeres involucradas. Este proyecto representa una oportunidad de generación de ingresos para estas jóvenes amas de casa, que en muchos casos no terminaron el secundario

Además, Campos explicó que el algarrobo tiene numerosos beneficios como la posibilidad de utilizar sus semillas para futuros árboles, brinda sombra y oxígeno y su floración participa del proceso de elaboración de miel. “El árbol nos va a acompañar durante muchos años”, finalizó.

También te puede interesar

Más en Agro y Campo

Comentarios

Comentarios cerrados.